jueves, 14 de febrero de 2013

Para lucir como siempre

21.09.2012 | Lenceria superadora Tras una mastectomía, el corpiño es esencial. Cuáles ofrece el mercado. Pilar Tapia / Especial para Clarín Mujer fuente: http://www.entremujeres.com/edicion-impresa/cancer_de_mama-mastectomia-corpino-corpinos-lenceria-peluca-clarin_mujer_0_778122189.html "Mi vida no vale una teta”, pensó María J. cuando hace unos años sufrió la mastectomía de su mama izquierda a raíz de un diagnóstico de microcalificaciones agrupadas (un tumor maligno). Tiempo después, tuvo otra recaída, el diagnóstico se repitió en su mama derecha y debió ser operada. El resultado, mastectomía doble. María J., que hoy tiene 54 felices años, es madre, trabajadora y, sobre todo, una gran luchadora. “En esos momentos, cuando te dan el diagnóstico, lo primero que se te cruza por la cabeza es que te morís al otro día. En un minuto te cambia la vida y se te viene el mundo abajo”, recuerda. Y continúa: “Después de recibir la noticia y saber que me tenía que operar, no me importaba perder el pecho sino poder seguir viviendo y estar al lado de mis hijos. Eso fue algo que aprendí en MACMA y siempre voy a agradecer, toda la ayuda y contención que tuve de parte de la Fundación”. Adriana O., otra luchadora, después de ser mastectomizada y de pasar por el “combo completo” de 6 quimioterapias y 30 aplicaciones de radioterapia y hormonoterapia, también acudió a MACMA en busca de contención y orientación: “Es un espacio que me permitió sentirme contenida, encontrarme con mujeres que compartían el mismo problema, nos mutilaron una parte de nuestro cuerpo y en un momento perdimos el cabello, ambos símbolos muy arraigados de la femineidad”. La doctora Ana María Airoldi, del servicio de Oncología del Hospital General de Agudos, sostiene que las pacientes deben recibir contención psicológica y emocional: “El tratamiento quirúrgico del cáncer de mama tiene sobre la paciente un profundo efecto psicológico y puede afectar en gran medida las relaciones familiares, sociales y profesionales”. La paciente con cáncer de mama recién diagnosticada y operada se enfrenta con gran cantidad de nueva información, a veces confusa, y debe tomar importantes decisiones. “El oncólogo debe brindar información clara, sencilla y objetiva sobre todas las opciones de tratamiento disponible, incluyendo la reconstrucción mamaria”, concluye Airoldi. ¿Y ahora qué me pongo? En nuestro país, las marcas de lencería no fabrican productos dedicados especialmente a los requerimientos de las mujeres con mastectomía. La regla es más bien al revés, “las mujeres que han sufrido el problema deben ajustarse a lo que el mercado tiene para ofrecerles”, así no sea lo mejor, más cómodo ni medicamente recomendable, comenta María J., quien relata su experiencia. “Cuando ya te vas recuperando, tenés que salir a la vida nuevamente y caés en que tenés que comprarte corpiños. Hay muy poca información y los médicos no te dicen mucho, estás a la deriva. Al principio me los hacía caseros”. La buena noticia es que hay marcas y diseñadoras que tomaron nota de la existencia de este nicho de mercado y pusieron manos a la obra para responder a sus necesidades, creando lencería cómoda, práctica y, ante todo, femenina y sensual. Annah Zwark ofrece ropa interior para mujeres con todo tipo de asimetrías mamarias. Confecciona los productos considerando las cicatrices y/o hundimiento pectoral, la forma de la mama natural conservada, el tamaño, la flaccidez, edades, pieles sensibles, alérgicas o afectadas por radioterapia. “Ningún caso es igual a otro” dicen y diversifican su propuesta. Mónica Rodríguez creó la marca Virginia Blanco tras haber sufrido una mastectomía. Junto a una amiga diseñadora decidieron llamar así su marca en honor a la abuela de Mónica que también, como su madre, padecieron cáncer de mama. Sobre la elección de un corpiño, señala: “Los breteles deben ser cómodos, anchos, acolchados y contar con un buen bolsillo para sujetar la prótesis. Las telas tienen que ser suaves y contar con ballenados laterales que brinden un buen sostén y realcen del busto. Es bueno que el bolsillo porta-prótesis sea de tul de lycra o algodón y tenga terminación elastizada”. En Virginia Blanco cuentan con cinco modelos ($ 200, precio promedio). Gelform, fabricante de prótesis mamarias externas, tiene una línea de lencería y trajes de baño para llevarlas sin problemas. Su dueña, Karina Zerkowski, ofrece una serie de tips para la elección del soutien adecuado: “Por mayor comodidad, recomiendo el sostén con bolsillo interno guarda prótesis, donde quede oculta y bien sostenida. Es importante elegir uno con escote suficientemente alto y con una forma adecuada, para que calce bien sin dejar nada a la vista, así como también los breteles, que sean regulables para que el sostén quede bien adherido al cuerpo y no se desboque. Asimismo, tienen que ser anchos (alrededor de 1,8 mm) para prevenir la formación de linfedemas en los brazos. Otro aspecto imprescindible es que las telas no produzcan alergias. Por eso, son preferibles las prendas que tengan algodón en las zonas que estén en contacto con la piel”. Otra posibilidad entre las marcas comerciales: Triumph se acerca a las mujeres con mastectomía para responder a sus necesidades. Marcela Gómez, su marketing manager, explica: “En general, las mujeres que han pasado por esta instancia eligen nuestros soutiens full cup, cuya copa toma el busto desde la naciente; bondeados o con doble bloqueo, para que la prótesis se adapte mejor dentro de la copa y se logre aspecto modelado. Hay quienes le agregan un bolsillo interno para calzar la copa y otras, con menos busto, usan diseños con copas preformadas y ubican la prótesis en el lugar del push up”. Asegura, además, que este tema forma parte del entrenamiento que se brinda al equipo de vendedoras, para que puedan asesorar de la manera más correcta según necesidades. El pelo, otro tema a resolver Carmen Morelli, de Pelucas y Extensiones CM, dice que no todas las pelucas son aptas para usar bajo tratamiento. “A diferencia de quien se pone una peluca para cambiar el look, cuando no hay cabello no podemos usar clip ni peinetas de sujeción. La anatomía de la peluca en este caso es muy importante: si requiere que le pongamos algo debajo para sujetarla, no sería muy recomendable. La anatómica se sujeta por el mismo contorno de la cabeza”. Recalca que el producto debe ser suave y liviano, para que no lastime el cuero cabelludo, muy sensibilizado en estos casos. Marim Kircheambaum, de El mundo de las pelucas, no hace diferencias entre las de tratamiento oncológico y uso estético, “ya que en ambas los cascos son suaves y anatómicos, con sistema de ajuste por velcro en la parte posterior; así se adaptan a la cabeza de la persona con o sin cabello. Y hay quienes antes de iniciar el tratamiento acuden a que les confeccionemos una con su propio cabello”, precisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados por el administrador de la pagina. Pedimos respeto y consideración en las palabras empleadas. Muchas gracias.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.