viernes, 22 de mayo de 2015

La aventura de remar contra el cáncer

Sobrevientes de tumores de mama se reúnen para combatir sus secuelas y llevar un mensaje de vida contra la enfermedad 15 de Mayo de 2015 | 02:17. FUENTE: diario EL DIA Se conocieron hace poco más de un año cuando todas ellas estaban completando tratamientos contra el cáncer de mamá en una clínica de La Plata y se enteraron de que el remo podía ayudarlas a combatir las secuelas de la enfermedad. Desde entonces, pese a que algunas jamás se habían subido siquiera a un bote, no pararon de golpear puertas hasta conseguir embarcaciones para todas. Ahora van por más: quieren formar con otras sobrevivientes una tripulación deportiva que lleve el mensaje de que al cáncer se le puede ganar. Alejandra, Rosana, Lía, María del Carmen, Vanesa, Natalia, Stella, Cleusa, Celia, Jenny y Ana María buscan trasladar a La Plata una experiencia que está teniendo enorme auge a nivel mundial. Luego de que a fines de los 90 un médico canadiense descubriera que el ejercicio riguroso del tronco superior disminuía el riesgo de linfedema (un efecto secundario debilitante del tratamiento) cada vez son más las sobrevivientes de cáncer que forman tripulaciones para compartir la experiencia del remo en un tipo de embarcación muy particular: los Dragon Boat. Semejantes a las grandes canoas hawaianas pero sin un flotador lateral, los botes dragón son un tipo de embarcación de doce metros de eslora que admite hasta dieciocho remeros, además de un tamborillero y un timonel. Su relación con el cáncer de mama no es caprichosa sino producto de la experiencia original. “A mediados de 2013, cuando estaba completando mi tratamiento, un amigo me ofreció contactarme con otra sobreviviente de La Plata que vive en Canadá para que me contara su experiencia de recuperación. Y lo que me enteré me pareció tan interesante que lo subí a Facebook para compartirlo”, cuenta Lía Prado, una de la iniciadoras de Remeras Rosas, al relatar como nació la asociación. Gracias a Adriana Bártoli, una ingeniera platense que vive en Vancouver e integra la asociación “A Breast in Boat” (Una Teta en Bote), Lía y las demás mujeres del grupo se enteraron de la experiencia del doctor Don McKenzie, un fisiólogo de la Universidad de la Columbia Británica que logró demostrar que el remo, lejos de ser contraproducente como se creía hasta entonces, podía hacer mucho bien. BENEFICIOS DEL REMO “Como parte del tratamiento consiste en extraer los ganglios de la axila, muchas veces se te forman edemas en los brazos. Y el remo produce un efecto de drenaje linfático que ayudaba a evitarlo. Las voluntarias que participaron del hallazgo estaban tan entusiasmadas que quisieron seguir remando... todas juntas; y el único bote donde entraban todas era un dragón”, cuenta Jenny Bolatti, otras de las impulsoras del grupo local. A falta de un bote dragón, las Remeras Rosas lograron que el Centro de Educación Física de Berisso les abriera las puertas y les ofreciera no sólo canoas sino también un profesor. Desde entonces, cada sábado al mediodía salen a remar por Río Santiago con una doble finalidad: “queremos hacer deporte pero también queremos que la gente nos vea en el agua y se entere que hay mucha vida, y linda, después de esta enfermedad; que agarrada a tiempo puede curarse y que por eso es tan importante la prevención”, explica Lía. Mientras suman nuevas integrantes a su grupo, las Remeras Rosas sueñan con comprar su propio bote dragón. No tiene idea de dónde van a sacar los 120 mil pesos que necesitan; de lo que no tienen dudas es que lo van a conseguir. link: http://www.eldia.com/informacion-general/la-aventura-de-remar-contra-el-cancer-56311#.VVXvmtm7BO8.facebook

jueves, 14 de mayo de 2015

como surgen Remeras Rosas

Un dia de mayo, aun estando en tratamiento ocncologico, me contacta un amigo, medico deportologo que me dice: te va a llamar una mujer, que paso lo mismo que vos, tuvo cancer de mama, hoy esta remando con mujeres sobrevivientes y tiene ganas de traer la idea a Argentina... accedi a ponerme en contacto con ella, y se presento asi: Me llamo Adriana Bartoli, soy de La Plata y egresé de UNLP con el título de ingeniera aeronáutica. Vivo en Vancouver con mi esposo y mis dos hijas desde hace 9 años. Trabajo en projectos de modificación de aviones. El año pasado tuve el diagnóstico de cancer de mama estadío dos y pasé por la cirugía, quimio y rayos preventivos, y ahora estoy terminando el tratamiento de anticuerpos mientras tengo que tomar Tamoxifeno por bastante tiempo. Por suerte reaccioné con mucha determniación a toda esta situación y lejos de debilitarme me fortaleció. Tuve la suerte de contactar este grupo de remo que considero que fue una de las mejores cosas que he hecho. Es un grupo que nació en Vancouver allá por el 1996 como resultado de un trabajo de investigación de la Universidad de British Columbia (UBC). Te lo resumo: un profesor deportólogo quiso demostrar el beneficio que tiene el remo en la recuperación de la movilidad de brazos en mujeres operadas de cáncer de mama, y además demostrar también que no se producía el linfedema como consecuencia de la actividad. Se basó en movimientos repetitivos e intensos realizados por 20 mujeres en el mismo espacio y al mismo tiempo. Para eso usó estas embarcaciones llamadas: Dragon Boats (DB) en las que reman 20 personas y contó con 20 mujeres voluntarias. El estudio duró 3 meses al cabo de los cuales, este grupo terminó compitiendo en regatas, siguió entrenando los años siguientes y pasó a conformar la asociación que hoy en día es conocida como "Abreast In A Boat" (AIAB) que reúne 6 tripulaciones en Vancouver, Canadá. Uno de los mandatos de esta asociación es extender esta actividad al resto del mundo, por lo que fue creando, gracias al interés y entusiasmo de personas en otros lugares, agrupaciones similares en el resto de Canadá, y también en USA, Australia, Nueva Zelandia, Singapur, Irlanda, Inglaterra, Italia, Sudáfrica y desde marzo 2013 también en Estambul. Todas ellas se identifican por usar algo color fucsia. Rescato y aprecio de esta organización que ayuda a volver a vivir la vida sin las limitaciones propias generadas a partir del tratamiento (la limitación en el movimiento de los brazos por ejemplo), y que el cáncer de mama queda como un hecho secundario. Es más, se pasa en muchos casos a remar a nivel competitivo en regatas y la atención se centra en entrenar para competir y ganar (cosa que logramos de verdad!). Además cumple su otro mandato: de concientizar a la comunidad sobre esta enfermedad cada vez que aparecen estas tripulaciones en los clubes de remo, en las regatas, etc. " Me gusto la idea, llevaba muchos meses de encierro por el tratamiento, en mi caso, un cancer de mama diagnosticado en octubre de 2012 (Birards 5). Charle con mi psiconcologa al respecto, y se ofrecio a comentarlo a otras pacientes, quienes de a poco, comenzaron a contactarse conmigo para saber de que se trataba todo esto, al principio, nos comunicabamos virtualmente a traves de un grupo en facebook, luego comenzaron los encuentros, cargados de emociones y risas, muchas risas, mateadas, correcaminatas, y muchas otras otras cosas, un año y medio despues, somos un grupo consolidado, que entro al agua en canoas, ya que aun no podemos conseguir un dragon boat, que es el bote que necesitamos) por dos cosas: una, no tenemos el dinero necesario, y segundo: por el momento no tenemos quien construya uno. No tenemos fines economicos, ni politicos ni religiosos. Nuestro Objetivo se basa en realizar la actividad recreativo deportiva de remo en Dragon Boat, y no es casual el deporte elegido (ver entrada de blog: Dragon Boat, Una Carrera contra el Cancer de Mama). Remamos a la vida, la remamos y la seguiremos remando! despues del cancer hay mucha y muy hermosa vida!! Creemos en la necesidad de dar un ejemplo a la sociedad, y en especial a las mujeres, creemos en la necesidad de crear conciencia, de prevencion y cuidados!

Dragon Boat. Una carrera contra el cancer de mama

Los orígenes del Remando Cáncer de Mama ¿Conoce la historia detrás del movimiento de remar el cáncer de mama? ¿Sabías que el Dr. Don McKenzie, un profesor de la Universidad de British Columbia, empezó todo a través de un estudio sobre el impacto del ejercicio superior del cuerpo repetitivo en las mujeres con cáncer de mama? En el momento se creía que iba a crear o agravar el linfedema. Dr McKenkie propuso demostrar esta teoría equivocada. En 1996, el Dr. Don McKenzie, un profesor en el Departamento de Medicina del Deporte y fisiólogo del ejercicio, desafió el pensamiento médico imperante de que las mujeres tratadas por cáncer de mama deben evitar el ejercicio riguroso parte superior del cuerpo por temor a desarrollar linfedema, un efecto secundario debilitante y crónica del tratamiento. Dr. Don McKenzie hablando a los remeros en Sarasota 2014 IBCPC Festival ParticipativoDesarrolló un programa para determinar el impacto del ejercicio sobre los sobrevivientes de cáncer de mama, la elección del barco del dragón remar como el epítome de, ejercicio cuerpo superior repetitivo extenuante. Se formó veinticuatro voluntarios de cáncer de mama en un gimnasio durante tres meses, les presentó a los barcos dragón y les enseñó técnicas remando. Al final de la temporada de tres meses en el agua Ninguno de los voluntarios tenía linfedema. Mientras experimento / proyecto médico del Dr. McKenzie estaba en marcha, las mujeres encontraron que estaban más en forma, saludable y feliz. Amaban la camaradería y el apoyo de sus compañeros remeros y se habían recuperado el control de sus vidas. Se dieron cuenta de que los botes de dragón infantil podría convertirse en un medio para crear conciencia sobre el cáncer de mama y de la capacidad de los sobrevivientes a llevar una vida normal. Ellos llamaron a su equipo al corriente En Un Barco 'e invitaron a otros sobrevivientes a compartir su experiencia emocionante. Dr. Don McKenzie, IBCPC Festival Participativo, Sarasota 2014Con los años, el movimiento progresó a otras zonas de Canadá y se introdujo en otros países por los sobrevivientes de cáncer de mama que vieron los beneficios. Estos individuos inspirados empezaron comunicarse a través de las millas, proporcionando todo el apoyo y el aliento para ver otros sobrevivientes cosechar el beneficio de paseos en bote dragón y los beneficios para la salud y de la aptitud que presta.Mención especial debe hacerse también a la conciencia increíble hecho al público sobre el cáncer de mama. Desde 1996, a medida que más y más interés se produjo, representantes de diferentes países se unieron para remar en diferentes lugares como Canadá, Australia, Italia, Penang, Nueva Zelanda, Singapur, Polonia y Estados Unidos. En 2005, una celebración del comienzo de Abreast En Un Barco tuvo lugar en Vancouver, Canadá - un evento internacional con más de 2.000 sobrevivientes de cáncer de mama de todo el mundo. Después de este Festival, Australia acogió 'al corriente en Australia' en 2007. Otros festivales seguido en Peterborough, Canadá en 2010, y más recientemente de Sarasota, Florida, EE.UU., en 2014. Cada festival proporcionado los sobrevivientes de cáncer de mama con la oportunidad de establecer contactos, asistir a talleres, paddle y celebrar la vida!